¿Amistades?

El tener un hijo te cambia, inevitablemente... Cambia tu propia percepción de las cosas, cambia tu relación de pareja, cambia tus prioridades en la vida. En definitiva, aunque en esencia sigas siendo la misma persona, has cambiado irremediablemente.

Una de las cosas en las que te das cuenta es quienes son realmente tus amistades y cuales creías que lo eran pero realmente no era así. Hay personas que te rodean que pensabas que eran amigas pero que, debido a los ajetreos de la vida, no había manera de verse, pero que realmente estaban ahí para ti igual que tú estabas para ellas. Hay otras personas que sabías que estabas alejadas de ellas y que así debía ser porque realmente no había tal buen feeling. Y al llegar el nuevo retoño a tu vida, te das cuenta quienes te vienen a ver, quienes quieren conocer realmente al niño, quienes cada vez que vuelven al pueblo quieren quedar y así estar contigo y con el niño, y también te das cuenta de quienes ponen siempre excusas y tras 9 meses no han hecho ni un amago por quedar y así conocerle.

Eso mismo podría pasar también no solo con las amistades, sino con la propia familia.

La verdad es que la llegada de un bebé al mundo le abre los ojos a una a muchas realidades que siempre estuvieron latentes, pero que ahí están (y seguirán). ¡Benditos hijos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un abrazo.

Fin de la sección de la agenda literaria

50 placeres de la vida...