Miedos

abril 26, 2017

– Solo dime una cosa, ¿realmente le quieres? – le pregunté directamente, sin rodeos y sin andarme por las ramas.

– La verdad es que no lo sé, pero después de que estuviera a mi lado en mis peores momentos aunque realmente no lo quisiera, no sé si podría dejarlo… – me contesto de manera sincera y sin tapujos.

Sí, él la había acompañado cuando estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte después de su accidente de coche. Acabó ella tan mal que estuvo un año para volver a aprender a caminar, y ahí estuvo él en todo ese proceso, ayudándola a vestirse, a ducharse, a atarle los cordones de los zapatos… Le ayudó con absolutamente todo en ese año.

Y ahora, dos años más tarde, la relación había llegado a un punto muerto, donde ella notaba que él sí que la tomaba en consideración, la quería, pero ella no se encontraba totalmente en sintonía con él. Todo empezó hace unos 6 meses, pero realmente ella no se dio cuenta hasta hará cosa de uno o dos, donde realmente empezó a ser consciente de que estaba con él solo por rutina, por miedos e inseguridades.

Con cualquier otra persona y con otras vivencias en pareja no lo habría pensado tanto, lo habría dejado en cuanto las dudas empezaran a asaltarle la cabeza. Pero no, todo era con él, y realmente lo había querido muchísimo, y había estado para ella en sus peores días. Estaba sumida en un mar de dudas, ¿qué hacía? ¿Qué era lo que pesaba más en la balanza: el “egoísmo” personal de necesitar estar sola e ir por libre o el quedarse con él porque él sí que la quería y había estado con ella durante ese año tan y tan duro?

Y realmente yo no sabía muy bien cómo aconsejarle. ¿Cuál de esas dos opciones era mejor? Definitivamente, desde mi punto de vista, debía pensar por ella misma y dejarlo, porque es preferible pasar el mal trago y estar decaída dos meses que estar mal de por vida al estar con alguien con el que realmente no quieres y estás unida a él por motivos equivocados. Pero al ser una decisión tan personal, ¿qué le podía decir? Aunque he de reconocer que acabé siendo sincera, le dije que lo mejor era que fuera un poco egoísta y lo dejara, que ambas partes igualmente iban a sufrir, probablemente él más que ella, pero era preferible pasar por la ruptura.

Y dos días después de esa conversación que tuve con ella aún no hemos vuelto a hablar. ¿Ella al final habrá tenido la conversación con él? ¿Habrán roto? ¿Se habrán dado un tiempo solamente? ¿Lo habrían intentado otra vez? Tiene unas cuantas opciones y no sé en qué habrá quedado la cosa… Pero desde luego, eso es cosa de pareja y entre ellos se quedará si así lo prefieren.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Ha escrito muy bien el caos que crea una dilema así. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar

Instagram

Subscribe