Gente que bah! y que viene

febrero 04, 2017

Hay gente que llega a tu vida por motivos diversos: son amigos de amigos, son familia de familia directa tuya, gente del trabajo que tienes que ver y soportar a diario… Sí, gente que no sabes muy bien qué papel juegan en tu vida porque la mayoría de veces no están muy presentes, pero que indiscutiblemente ahí están, te vienen a la mente de vez en cuando y también, según en qué momentos de la vida, se hacen notar para bien (pocas) o para mal (¡muchas!).

Sí, esa gente que desde un primer momento sabes que no van a convertirse en tus “aliados”, que están ahí solo para generar momentos incómodos por motivos diversos: ya sea por falta de afinidad contigo o porque ellos ya vienen así “de serie”. Esas personas que son una gran incógnita, esas…

¿Y no les ha pasado, lo peor de todo, que tienen que “aguantar el tipo” por las tan odiadas apariencias? Sí, por lo dicho al principio, porque generalmente hay un nexo de unión común entre esas personas no muy afables y uno mismo, por un amigo en común al que aprecias, un familiar directo al que inevitablemente quieres en mayor o menor grado, o porque tienes que guardar las apariencias en el trabajo…

Pero por desgracia, siempre llega un día con esa gente en los que uno acaba estallando, aunque sea por el motivo más zafio e insignificante. Sencillamente porque son personas a las que no toleras por mil motivos diferentes, gente con la que no sientes química, afinidad, y en la mayoría de ocasiones llegas a detestar. Pues sí, con ellos un día acabas de estallar por aguantar previamente mil historias incluso mucho más fuertes. ¿Por qué no sabremos decir a tiempo un “no”, o un “conmigo por aquí no vayas”?

Probablemente con eso no llegaríamos tan lejos, pero lo mejor es echar a esas personas de tu vida más pronto que tarde, porque ya tenemos bastante con nuestro día a día como para tener a nuestro alrededor a personas tóxicas, con las que tener que controlar lo que decimos por no generar polémica porque sabes que ellos saltan a la mínima de cambio. O no tener a nuestro alrededor a esas personas que con solo mirarnos nos hacen sentir de alguna manera sucia. O dejar marchar a ese tipo de personas que constantemente nos hacen sentir mal.

Pues eso, hay gente que como viene habría que dejar marchar con un bah!

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

Subscribe