Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Adiós 2015. Bienvenido 2016.

Todo lo que realmente nos pertenece es el tiempo; incluso el que no tiene nada más, lo posee. - Baltasar Gracián -
Hoy, 31 de diciembre, te tengo que despedir 2015. Y créeme, me cuesta mucho hacerlo porque desde que empezaste hace tan solo 364 días siempre has sido muy generoso conmigo, aunque en muchos momentos creo que no me merezco tu beneplácito y tus obsequios.
Siempre he pensado que mis años son los impares, me pasan grandes cosas o empiezo grandes proyectos y retos en estos años. No sé cómo lo hago, la verdad. Algo se conjurará en el universo o seré yo que me empeño en hacer de mis fechorías en estos años. Estoy convencida de que es lo segundo realmente, mi parte racional y científica me dice que no hay nada en el universo que esté prescrito, que nuestras vidas ya están encauzadas desde que nacemos y que existe un destino para cada uno de nosotros, para cada uno de los más de siete mil millones de personas que habitamos este mundo; desde luego que no quiero que nuestras vidas est…

¡Feliz Navidad y felices fiestas!

Imagen
¡Hola!

Algo tarde, lo sé, estamos a 29 de diciembre y a estas alturas de la vida estoy felicitando las fiestas navideñas... ¡Cuánta falta de profesionalidad por mi parte! Espero que puedan perdonarme, jejeje.

Pero no quería dejarme ir mucho más, aunque realmente haya felicitado las fiestas por el twitter oficial del blog y el facebook oficial del blog, pero todavía me quedaba esto pendiente (¡y por pinterest!, pero qué desastre soy xD).
Durante estas fechas navideñas iré publicando algún relato nuevo, ¡y mi lista de deseos para 2016! Que si me han leído a través de los canales anteriormente mencionado, ya sabrán por donde van los tiros :) ¡O al menos espero que alguien de los que ve mi blog por aquí también me siga a través de las redes! Jejeje. Con que una o dos personas me lean aquí me es más que suficiente ^^,
¡Un beso!
P.D.: Seguimos en contacto :) :*
P.D.2: Nuevamente, felices fiestas (de verdad).

Amor.

Mueve su mundo a su alrededor, a su antojo. También su antítesis lo mueve todo a su alrededor. Tal vez porque muchas veces no existe el uno sin el otro. No hay amor sin desamor. No hay desamor si no ha existido previamente el amor. ¿O acaso hoy en día el amor incondicional existe? Si no contamos el de padres e hijos, por supuesto.
El amor remueve sentimientos. ¿Quién no se acuerda de su primer amor y esa sensación que les era totalmente nueva? El hormigueo en el estómago en esa primera fase, cuando uno se arregla pensando en si le gustará a la otra persona, el tonteo previo al hecho del noviazgo en sí. O esa primera vez que sostienes a tu hijo recién nacido en brazos, ese pequeño ser del que ya estabas completamente enamorada incluso antes de conocerlo, antes de que alguien te lo pusiera sobre el pecho.
Definitivamente no, no hay nada como el amor. Igual que tampoco hay nada igual que el desamor y ese desasosiego que provoca, los llantos, las penas y pesares que acarrea su mera prese…

En el parque (IV)

Y aquí estaba yo, sentada en el banco de siempre. Cuando me senté noté que me había mirado de reojo, y al mirarme me sonrió. Por no ser maleducada y descortés le devolví la sonrisa. ¡Ay! Pero qué monada de chico. Además, ese punto de descaro y pícaro que tenía me encantaba, mezclado con ese toque de misterio que le confería el no haber entablado aún conversación con él. ¿Cómo sería su voz? ¿Sería tímido y por eso no me hablaba o realmente lo que quería era crear ese aura de misterio a su alrededor? Por lo pronto, lo que iba a hacer era ponerme a leer mi libro policiaco que ya estaba a punto de terminar. ¡A rezar para que no me pasara como ayer y me estancara durante veinte minutos leyendo y releyendo un mismo párrafo! ¿Pero por qué me habría trastocado tanto él ayer como para hacerme esto? No lo entiendo, la verdad, en realidad no era para tanto… ¡A ponerme a leer!
De repente, no sé qué movimiento pude ver en mi periferia que he tenido que levantar la vista del libro, y resulta que m…