Noche calurosa

agosto 06, 2015

Miraba por la ventana y lo único que observaba era una tubería que atravesaba verticalmente el patio interior de mi edificio. Inspiraba, expiraba. Lo único que quería era que entrara algo de aire por esta diminuta ventana de este patio sombrío. Quería que este calor interno que me inundaba se alejara poco a poco de mí. Dichoso calor veraniego. Dichosa ola de calor que inundaba toda la ciudad. Casi 30 grados a las doce de la noche, y yo aquí, en la cama intentando conciliar el sueño mirando hipnóticamente esa tubería que bajaba por el dichoso patio. ¿Haría más calor dentro de la casa que fuera? Probablemente... 

¿Por qué existen las temperaturas extremas? El ser humano sería feliz viviendo constantemente todo el año a una temperatura que oscilara entre los 15 y los 25 grados. Diez grados de diferencia. Pero no, las estaciones nos brindan temperaturas que oscilan desde varias decenas de grados bajo cero hasta pasados los 40 grados. ¡Pero qué desgracia aguantar estos calores!

Ojalá consiga alguna noche de estas dormir del tirón. Creo que será imposible. Si consiguiera dormir más de dos horas seguidas sin despertarme agobiada por el calor y el sudor hasta mucho será. Verano, pasa rápido por favor, ¡te lo imploro! Quédate si nos dejarás temperaturas más suaves, pero vete si estos tres meses de verano van a ser así.

Y ya el sueño me está venciendo, ¡al fin voy a dormir algo! Buenas noch... zZzZzZz.

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

Subscribe