Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Amor desenfrendo

Llegaste a mí torrencialmente, abriéndote paso mientras arrasabas todo mi mundo, todo lo que conocía hasta ese preciso momento. Me descolocaste por completo, ¡a mí!, que soy la persona más cuadriculada del mundo.
Arrasaste todo a tu paso, dejaste mi mundo patas arriba, como si un huracán hubiese pasado arrollándolo todo. ¿Cómo iba a volver a reconstruir todo esto después de tal desolación y desajuste? ¿Cómo? No lo sabía entonces, y realmente ahora, desde la perspectiva que siempre da el tiempo, tampoco sé muy bien cómo pude rearmarme.
Definitivamente, tu físico tan monumental y tu carácter tan brillante y extraordinario era lo que causó todo este desajuste en mí, y seguro que no fui la primera a la que le pasó esto mismo al conocerte. ¿Cómo no se te iba a querer desmedida y desenfrenadamente? Y a ti te gustaba jugar con eso, desde luego también tenías –y tienes- ese punto pícaro y fresco tan tuyos.
Por suerte, poco a poco, todo vuelve a su cauce, después de la pasión desenfrenada de …

El eterno dilema.

No sabía muy bien cómo reaccionar ante esto, era algo completamente nuevo y extraño para mí. ¿Tal vez debería hacerle frente o debería huir y salir corriendo? Siempre había sido una persona con las cosas claras en la vida, me enfrentaba a todas las desavenencias que se me plantaban delante. Pero esta vez no sabía muy bien qué hacer. Un dilema, gran dilema.
Realmente la vía de escape fácil era huir, siempre esa es la vía fácil. Y desde luego nunca había sido ese mi estilo, ¡para nada! Pero esta vez no me sentía preparada psicológicamente para plantarle cara al asunto. Esa era otra nueva sensación que me recorría internamente, siempre había sido fuerte, y en los pocos momentos de flaqueza que he tenido a lo largo de mi vida nunca se me había presentado una tesitura realmente difícil y complicada como la que se me acababa de presentar.
Se me había juntado en ese momento una ruptura sentimental con el hecho de decidir mi futuro laboral. Mi cuerpo y mi corazón me pedían seguir en el traba…

Noche calurosa

Miraba por la ventana y lo único que observaba era una tubería que atravesaba verticalmente el patio interior de mi edificio. Inspiraba, expiraba. Lo único que quería era que entrara algo de aire por esta diminuta ventana de este patio sombrío. Quería que este calor interno que me inundaba se alejara poco a poco de mí. Dichoso calor veraniego. Dichosa ola de calor que inundaba toda la ciudad. Casi 30 grados a las doce de la noche, y yo aquí, en la cama intentando conciliar el sueño mirando hipnóticamente esa tubería que bajaba por el dichoso patio. ¿Haría más calor dentro de la casa que fuera? Probablemente... 
¿Por qué existen las temperaturas extremas? El ser humano sería feliz viviendo constantemente todo el año a una temperatura que oscilara entre los 15 y los 25 grados. Diez grados de diferencia. Pero no, las estaciones nos brindan temperaturas que oscilan desde varias decenas de grados bajo cero hasta pasados los 40 grados. ¡Pero qué desgracia aguantar estos calores!
Ojalá cons…