Sobre la manta...

marzo 02, 2015

Cantaba el risueñor de fondo. ¡Ay, qué cantar! Y nosotros aquí escuchándolo, tendidos sobre esta manta en pleno campo. Conversaciones que no dejaban de fluir, conversaciones completamente sinceras. Parecía que el cansancio y la somnolencia que nos daba el haber hecho una caminata y haber terminado de comernos la tortilla española de rigor hacía que habláramos con absoluta y total sinceridad, nuestra mente no tenía fuerzas para elaborar mentiras o para saber qué era lo que nos teníamos que callar.

Por momentos como estos me encantaban los comienzos de las relaciones, donde todo es nuevo, donde todo es excitante. Cada beso, cada caricia, cada momento… Todo es nuevo, diferente, poco a poco se van descubriendo los límites de cada uno. Una vez que la relación está estabilizada y se lleva ya un tiempo también tiene eso tiene sus puntos fuertes, que por supuesto no existen al comienzo, pero es que el comienzo es tan tierno, bonito y romántico que no se puede evitar estar constantemente ilusionada y en una montaña rusa emocional… Siempre ese hormigueo, esas mariposas en el estómago.

You Might Also Like

0 comentarios

Instagram

Subscribe