Última noche en la biblioteca...

febrero 20, 2015

Me encontraba sentada en la biblioteca repasando el último examen que tenía de la carrera. Si todo me salía como esperaba, ¡al fin terminaría la carrera! Ya eran pasadas las 12 de la noche, por lo que técnicamente el examen lo tenía hoy, pero como ya se sabe, hasta que uno no se acuesta sigue siendo “mañana”. Aún quería seguir aquí hasta las tres de la mañana al menos, para llegar a casa y acostarme a eso de las 3.30 y levantarme a las 7 para ir directa al examen. Era el último, por lo que merecía la pena la escasez de sueño, ya luego dormiría lo suficiente cuando llegara a casa tras el examen.

Aproveché para hacer un descanso de 10 minutos, así cenaba unas tostadas de maíz que me había traído junto con mi zumo de pera-piña. Fue un descanso breve, lo justo para descansar la vista y la mente, y comer algo para rendir mejor las casi 3 horas que me quedaban por delante. Tenía que aprobar el examen sí o sí. Y si me tenía que quedar hasta las 5 de la mañana, me quedaría hasta esa hora, aunque por suerte, lo llevaba bien y ya había terminado de estudiar todo el temario, sólo estaba repasándolo, releyéndolo y escribiendo cosas que aún me costaba un poco retener en la memoria. Estaba segura que iba a bordarlo, muy mal se me tenía que dar este examen para sacar menos de un 7.

Este descanso me sentó divinamente, despejada gracias al fresco de la noche y con algo de comida en la barriga parecía que iba a coger las cosas con ánimo. Para mi sorpresa, al llegar a la mesa sobre mis apuntes desordenados me encontré una nota que decía:

“Suerte para este examen que tienes mañana.
Te oí diciéndole a tu compañera que era tu último examen,
una parte de mí quiere que lo apruebes,
pero otra parte quiere que suspendas para seguirte
viendo por la biblioteca.”

Me hallaba sorprendidísima, no tenía firma. Inevitablemente miré a mi alrededor para ver si alguien tenía la vista fijada en mí para ver cómo reaccionaba. No, nadie me estaba mirando. La sala estaba casi vacía, sólo me encontraba yo, mi mejor amiga de la carrera con la que me encontraba estudiando, dos chicas al fondo y nadie más. Es cierto que justo antes de levantarme habían dos chicos justo enfrente nuestra, pero no los había visto salir mientras estábamos mi amiga y yo haciendo el descanso en unos bancos que había cerca de la puerta de salida de la propia biblioteca. ¡Qué intriga! Ni siquiera me había fijado en la cara de ambos chicos, sólo estaba centrada en mis estudios (como era lógico…). ¿Cuál de los dos sería? ¿Cómo sería exactamente? ¿Volvería a verlo? Un sinfín de preguntas se agolpaban en mi cabeza, ¡pero no! ¡No podía dar rienda suelta a la imaginación! Tenía que seguir estudiando.


You Might Also Like

2 comentarios

  1. Muy hermoso. Me ha encantado. Felicidades. Y un saludo afectuoso desde Canarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra muchísimo que te haya gustado :) Otro saludo de vuelta también desde Canarias.

      Eliminar

Instagram

Subscribe