Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Soledad.

Imagen
Se sentía sola. Últimamente era una sensación que conocía muy bien, parecía que había calado en ella. ¿Por qué sería? Sí, era cierto que tenía a su incondicional perro, a su familia, a su pareja y su trabajo. Pero no, ya no le servía todo eso. Lo que quería era huir, salir de ahí, porque no sabía cómo contactar con su mundo exterior, ahora tan desconocido pero que hasta hace poco tiempo era lo que conocía y lo que le reconfortaba.
¿Cuándo su pareja le dejó de satisfacer? No, ya no contaba con él salvo para lo que ya consideraban rutina. También, lo que hasta hace unos meses era en sexo bestial, ahora ya no le decía nada y lo único en lo que pensaba era en serle infiel y acostarse con otros (aunque eso jamás lo haría por principios, pero la idea cada día que pasaba le resultaba más y más tentadora).
La familia, también estaba la familia. Aunque no viviera con ellos, había pasado de llamarlos 3-4 veces a la semana a una sola vez, ¡con suerte si les llamaba dos días! Ya le resultaba ted…

Pasiones.

Y curiosamente le preguntó que qué le apasionaba. No lo sabía realmente. Sí, había muchas cosas que le inquietaban o que le suscitaran inquietud, pero no sabía qué era lo que realmente le apasionaba. ¿El qué? Sí, le gustaba el cine, pero no le apasionaba tanto como para considerarse una entendida en el tema. Le pasaba exactamente lo mismo con la música. No tenía ninguna afición que le hubiese durado mucho en el tiempo, estaba en constante cambio o evolución. Dudas, se encontraba en un mar de dudas. ¿Era cuestión de probar aficiones y ver qué era lo que realmente le apasionaba o acaso ya tenía alguna pasión y no se había percatado de que la tenía?
Esa pregunta que le realizó su profesor de lengua en su adolescencia le causó un gran impacto. Aún hoy recuerda con gran cariño a ese profesor moreno, joven y con gafas que tanto hizo mella en ella, ese profesor que le enseñó a utilizar la cabeza, le enseñó a pensar. ¡No hacía otra cosa que agradecerle día tras día que le enseñara a ser cons…

Mañana a hurtadillas.

Me encantaban los momentos como este: estar acostada, hundida bajo las sábanas con olor a limpio, olor a recién lavadas con el aroma de mi suavizante preferido. La lavanda inundando la habitación. Y él acostado a mi lado sumido en un profundo sueño. Me encantaban las mañanas como estas, en las que me acercaba a su regazo y olía su cuerpo, acariciaba el pelo que le crecía por el pecho. ¿Cómo era posible que hubieran hombres que se lo depilaran o afeitaban? A mí me encantaba un hombre con su barba de tres días y su pelo en el pecho (vale, que hay algunos que parecen osos polares de la exagerada cantidad que tienen, y ahí si que sería partidaria de la depilación, pero un vello normal como el que tienen el 90% de los hombres... Fiel a lo "salvaje"). Nunca entendería el por qué, por qué se lo quitan, ¡para esos sacrificios ya estamos nosotras!
Él era un dormilón, y yo una madrugadora. Por lo que podía deleitarme y ver cómo respiraba, olerle, sumirme en su sueño y verle eternamen…

Cuéntame un cuento.

Imagen
Cuéntame un cuento. Pero que sea un cuento de amor, de esos amores que cuando llegan lo arrasan todo a su paso, de esos amores que inundan todo tu ser como si no hubiera un mañana. No hace falta que sea un cuento de princesas y de hadas en lo que todo sea bonito, perfecto y delicado. Quiero un cuento real como la vida misma, bestial, torrencial, incluso con toques tórridos y picantes. Porque cuando el amor que llega es de verdad así es como tiene que ser, tienes que sentirlo en tu Yo más profundo, en tus entrañas. Si no remueve todo tu ser y todo tu mundo no es amor, no es de verdad, se convertirá en algo pasajero que acabará muriendo de la misma triste manera que como empezó. Porque todo lo que mal empieza, mal acaba.
Cuéntame un cuento. Un cuento de esos en los que además de pasión y arrebatos, sea eterno. No, soy consciente de que en realidad no es mucho pedir aunque te lo pueda parecer. Si un amor llega apasionadamente y es verdadero durará y perdurará por y para siempre.
Cuéntam…

Sol invernal

Imagen
Tenía el frío metido en el cuerpo. Llevaba así ya unas cuantas horas. Estar en casa metida trabajando con el ordenador no ayudaba en absoluto, sentada, quieta, inmóvil. Así que aprovechó que salió unos rayos de sol, después de 4 días lloviendo sin parar, para ponerse una rebeca ligera negra y salió al jardín a sentarse allí. Sí, el sol calentaría el tejido negro y le daría así calorcito. Tampoco es que hiciera un frío excesivo fuera y podía salir simplemente con esa rebeca al exterior, ¡qué agradables 17 ºC! El problema es que estar quieta ayuda a que se te hielen los pies y las manos.
Así que con un café caliente y recién hecho entre las manos, calentándoselas mientras sujetaba la taza que había cogido la temperatura del café, salió decidida al jardín. Media hora de relax, con los ojos cerrados y la cabeza apoyada en la pared dándole así todo el sol en la cara. Era imposible que hubiera algo más relajante y placentero que aquello. Sí, podía sentir como el sol inundaba cada célula de…

Presentación en la barra de un bar. Parte II.

Y aquí estoy yo, con paso decidido acercándome a ella. No sé muy bien cómo lo haré, pero al final hoy me atreveré a decirle algo por poco que sea, porque sí, porque yo me lo he propuesto y lo haré, como Marcos que me llamo.
Muchas veces me maldigo a mí mismo por esta timidez que siempre va conmigo. Se supone que los hombres tenemos que ser fuertes, valientes, caballerosos, siempre galantes y tenemos que dar el primer paso para intentar conquistar a la chica. Arquetipo y cultura social que seguimos arrastrando incluso hoy en día, a pesar de que en los últimos treinta o cuarenta años la mujer haya avanzado bastante en la sociedad y esté cada vez más liberalizada y ya sea totalmente independiente. Desde luego yo no respondo ante ese tipo de hombre antiguo que es valiente, decidido y echado para adelante. No es que me aterre acercarme a una mujer y presentarme o algo por el estilo, la palabra “aterrar” no es la adecuada y probablemente sea algo un tanto exagerado, pero sí que determinadas …

Redes Sociales

¡Hola!

Esta entrada solo la estoy redactando con la intención de dar a conocer las redes sociales a través de las cuales pueden ponerse en contacto conmigo e interactuar, ya que esas redes sociales son más directas y siempre les mantendré más informados por allí :) Igualmente, las tienen en el margen derecho del blog. ¡No lo duden, síganme! Me encantaría recibir peticiones de ustedes por cualquier vía, cualquier idea para un nuevo relato, sugerencia para añadir o quitar del blog,...
Facebook: http://www.facebook.com/martaentrelineas ¡Denle a "me gusta"! Es la red social en la que más me voy a extender, donde subiré fotos, estados y mil cosas relacionadas con la literatura que probablemente no tengan cabida en el blog. Lo actualizo diariamente (exceptuando los fines de semana, que puede que haya alguno que no actualice, pero no será lo general, I promise!).
El resto las tienen en el margen derecho. Las cuentas de twitter e instagram son las más personales, y les recibiré con l…

Presentación en la barra de un bar.

Imagen
Y allí estaba ella, dos mesas más adelante, mirándome con esos ojos verdes aceituna. Me hipnotizaba esa mujer. Siempre coincidíamos en la misma cafetería de lunes a viernes. Siempre a la misma hora. Ella siempre pedía lo mismo: cortado largo con leche fría y sacarina y una pulga de queso tierno con tomate. Persona de costumbres, eso me gustaba. Nunca me había atrevido a acercarme a ella, y eso que me fijé desde el primer día que la vi. ¿Cómo era posible ser tan guapa? Y siempre con esa sonrisa en la boca, hiciera frío o hiciera calor, siempre de buen humor con los camareros. Desde luego, se le notaba si tenía un mal día por la mirada, algo ausente y perdida, pero nunca dejaba de sonreír y de estar a bien con la gente. Eso también me encantaba de ella. Desde la distancia que me han supuesto varias mesas entre nosotros dos, aún no le he visto ninguna contrapartida a esta chica.
Se llama Julia. No es alta, pero tampoco baja (deberá estar entorno a 1.65 m.). Pelo ondulado de un tono castañ…

Lucía y la Navidad

¿Qué tendría la Navidad que tanto le gustaba a Lucía? No lo sabía con exactitud qué era lo que le gustaba, era más bien un conjunto de cosas. Primero estaba el alumbrado navideño que envolvía su ciudad en este mes de diciembre. Segundo, las calles se llenaban de gente, viendo a los niños felices en sus días de vacaciones correteando de un lado a otro con cara de ilusión porque saben que en breve ya vienen los Reyes Magos, siempre había algún grupito de ellos por la calle reunidos frente a un catálogo de juguetes diciéndose los unos a los otros qué era lo que querían. Tercero, ir a ver los Belenes que había desperdigados por su ciudad y ver cómo se arremolinaba la gente enfrente de ellos para ir buscando a los Reyes Magos y el Nacimiento. Cuarto, y eso era lo más importante para ella, la familia se reunía y veía a familiares que no veía sino una o dos veces al año porque vivían fuera, algún año con suerte conocía a algún nuevo miembro diminuto de la familia al que le encantaba hacerle…

¡Estrenando blog!

¡Buenas, gente!
Aquí estoy, un 6 de enero estrenando blog. He debido ser muy buena ya que SS.MM. Los Reyes Magos de Oriente se han portado y me han regalado este magnífico blog (vale, yo lo he hecho todo, pero intentando hacer que cuadrara con este día para hacérmelo como merecido autorregalo... ^^).
Si has llegado hasta aquí y me conoces bastante bien ya deducirás de qué se trata el blog y no te sorprenderá el título. Si no me conoces tan bien puede que andes algo desorientado. Pues bien, siempre me ha gustado escribir y de ahí el "...entre líneas". De hecho, anteriormente tuve un blog de relatos pero decidí renovarme porque llegó a cansarme y a no motivarme en absoluto.
Siempre me ha gustado escribir, aunque realmente fuera por rachas. He tenido épocas más imaginativas y creativas y otras épocas en las que no tanto y no he escrito absolutamente nada...
En este blog quería mostrar (y espero poder conseguirlo con éxito) no solo mis relatos, sino también mis inquietudes a lo…